jueves, 1 de abril de 2010

PREGUNTA Nro. 160 RELACIÓN ENTRE ALMA Y MENTE Hemos tenido una discusión en nuestras clases con relación al alma. Existe cierta confusión de opinion

PREGUNTA Nro. 160

RELACIÓN ENTRE ALMA Y MENTE

Hemos tenido una discusión en nuestras clases con relación al alma. Existe cierta confusión de
opiniones. ¿Cuál es la relación entre alma y mente? ¿Están las fuerzas de ambas unidas
permanentemente al Espíritu? ¿Cuál cuerpo será usado en los últimos estadios de desarrollo, el
cuerpo mental o el cuerpo-alma?

Respuesta: Para nuestra respuesta iremos a la página 317 del Cosmos. Allí encontramos un
diagrama que resume el esquema entero de la involución y la evolución. No es un diagrama
muy complicado, tampoco, y el estudiante que desee dominar el misterio de la existencia haría
bien en memorizar totalmente este diagrama.
Leyendo en el lado izquierdo del mismo, aprendemos que durante un estado de involución
inconsciente el Espíritu desarrolló un triple cuerpo y se cristalizó en él. Este triple cuerpo fue
el cuerpo denso, el cuerpo vital y el cuerpo de deseos. En el periodo terrestre le fue dado el
foco de la mente, y éste se convirtió en el punto de apoyo sobre el cual la involución se
convierte en evolución. Luego comienza un estado triple de evolución consciente durante el
cual se realiza el crecimiento de una triple alma por medio de la espiritualización o transmutación
de los tres cuerpos en alma. Encontramos que en lo restante del Período Terrestre
extraeremos el alma consciente del cuerpo denso; en el Período de Júpiter el alma intelectual
es extraída del cuerpo vital; en el Período de Venus extraeremos el alma emocional del cuerpo
de deseos, y en el Período de Vulcano nos convertiremos en inteligencias creadoras mediante
la amalgamación de la triple alma con la mente.
Con el fin de aclarar más esto, volveremos a la página 362, en la cual hay un capítulo sobre
alquimia y crecimiento anímico. Allí leemos lo siguiente: "El cuerpo denso comenzó su
desarrollo en el Período de Saturno, pasó a través de varias transformaciones en los Períodos
Solar y Lunar, y alcanzará su más elevado desarrollo en el Período Terrestre.
"El cuerpo vital comenzó su desarrollo en el Período Solar, fue reconstruido en los Períodos
Lunar y Terrestre y alcanzará su perfección en el Período de Júpiter, que es su cuarto estado de
desarrollo, así como el Periodo Terrestre es el cuarto estado del cuerpo denso.
"El cuerpo de deseos comenzó su evolución en el Período Lunar, es reconstruido en el Período
Terrestre, y será modificado nuevamente en el Período de Júpiter, alcanzando la perfección en
el Período de Venus.
La consulta del diagrama 8 demostrará que el globo más inferior del Período de Júpiter está
localizado en la Región Etérica. Por lo tanto allí sería imposible usar el cuerpo denso físico,
puesto que en la Región Etérica sólo puede usarse un cuerpo vital. Sin embargo, no debe
suponerse que después de emplear el tiempo que media entre el comienzo del Periodo de
Saturno y el final del Período Terrestre en completar y perfeccionar este cuerpo, luego es
arrojado para que el hombre pueda funcionar en su vehículo “¡más elevado!”.
Nada es malgastado en la naturaleza. En el Período de Júpiter las fuerzas del cuerpo denso
serán súper impuestas sobre el cuerpo vital. Ese vehículo poseerá entonces las facultades del
cuerpo denso en adición a sus propias facultades y será por lo tanto un instrumento mucho más
valioso para la expresión del triple Espíritu, que si solamente fuera construido con sus propias
fuerzas.
Similarmente, el globo D del Período de Venus está localizado en el Mundo del Deseo (ver
diagrama 8). De aquí que ni un cuerpo denso ni un cuerpo vital puedan allí ser usados como
instrumentos de conciencia. Por lo tanto la esencia de los cuerpos denso y vital perfeccionados
son incorporadas en el cuerpo de deseos completado, convirtiéndose así este último en un
vehículo de cualidades trascendentes, maravillosamente adaptable y tan sensible al más ligero
deseo del Espíritu interno, que en nuestras presentes limitaciones no podemos imaginárnoslo.
Sin embargo, la eficiencia de este espléndido vehículo será aun trascendida cuando en el
Periodo de Vulcano su esencia, junto con las esencias de los cuerpos denso y vital, sea
agregada a la mente, la cual se vuelve el más elevado de los vehículos humanos, conteniendo
en si misma la quintaesencia de todo lo que fue mejor en todos los vehículos. Si el vehículo
del Período de Venus está más allá de nuestra presente facultad de comprensión, ¡ cuánto más
el que estará al servicio de los divinos seres del Periodo de Vulcano!
Durante la involución las Jerarquías Creadoras ayudaron al hombre a poner en actividad al
triple Espíritu, el Ego, a reconstruir el triple cuerpo y a adquirir el eslabón de la mente. Sin
embargo ahora, en el séptimo día (para usar el lenguaje de la Biblia), Dios descansa. El
hombre debe trabajar por su propia salvación. El triple Espíritu debe completar la obra del
plan comenzado por los dioses.
El Espíritu Humano, que fue despertado durante la involución en el Período Lunar, será el más
prominente de los tres aspectos del Espíritu en la evolución del Período de Júpiter, que es el
período correspondiente en el arco ascendente de la espiral. El Espíritu de Vida que fue puesto
en actividad en el Período Solar manifestará su principal actividad durante el correspondiente
Período de Venus, y las particulares influencias del Espíritu Divino serán más fuertes en el
Período de Vulcano, porque fue vivificado en el correspondiente Período de Saturno.
Todos los tres aspectos del Espíritu están activos todo el tiempo durante la evolución, pero la
principal actividad de cada aspecto será desenvuelta en esos períodos particulares, porque la
obra a realizarse allí es su trabajo especial.
Cuando el triple Espíritu hubo desarrollado el triple cuerpo y obtenido control sobre él a través
del foco de la mente, comenzó a desarrollar la triple alma trabajando desde adentro. La mucha
o la poca alma que un hombre tenga depende de la cantidad de trabajo que el Espíritu haya
hecho en los cuerpos. Esto ha sido explicado en el capítulo que describe las experiencias postmortem.
(Ver página 85-86 del Cosmos). En la medida en que el cuerpo de deseos haya sido
trabajado por el Ego, en esa medida es transmutado en el alma emocional, y es últimamente
asimilado por el Espíritu Humano, del cual es vehículo especial el cuerpo de deseos.
En la medida en que el Espíritu de Vida haya trabajado sobre el cuerpo vital, éste se
transforma en el alma intelectual, porque ese aspecto del triple Espíritu tiene su contraparte en
el cuerpo vital.
En la medida en que el Espíritu Divino haya trabajado sobre el cuerpo denso, este se convierte
en el alma consciente, porque el cuerpo denso es su emanación material.
El alma consciente crece por medio de la acción, los impactos externos y la experiencia.
El alma emocional crece por medio de los sentimientos y emociones generados por las
acciones y experiencias.
El alma intelectual actúa como mediador entre las otras dos, y crece por medio del ejercicio de
la memoria, por medio de la cual eslabona tanto las experiencias pasadas y presentes como los
sentimientos engendrados por ellos, creando así la “simpatía” y "la antipatía", las cuales no
podrían existir fuera de la memoria, porque los sentimientos resultantes de la experiencia sola
serían evanescentes.
Durante la involución el Espíritu progresó por medio de los cuerpos en crecimiento, pero la
evolución depende del crecimiento anímico - la transmutación de los cuerpos en alma-. El
alma es, por así decirlo, la quinta esencia, el poder o fuerza del cuerpo, y cuando un cuerpo
haya sido construido completamente y llevado a la perfección a través de los estados y periodos
arriba descriptos, el alma es extraída completamente de él y es absorbida por el aspecto
correspondiente del triple Espíritu que generó el cuerpo en primer lugar, a saber:
El alma consciente será absorbida por el Espíritu Divino en la séptima revolución del período
de Júpiter.
El alma intelectual será absorbida por el Espíritu de Vida en la sexta revolución del Período de
Venus;
El alma emocional será absorbida por el Espíritu Humano en la quinta revolución del Período
de Vulcano.
Esto por lo que respecta a la evolución del alma. Ahora pasaremos a la mente y los varios
estados que la llevan a la perfección.
Leemos en la página 426 del Cosmos: "En la actualidad, sin embargo, la mente no está
enfocada en una forma que le permita dar una idea clara y verdadera de lo que el Espíritu imagina.
No tiene fijeza, da cuadros borrosos y nebulosos. De aquí la necesidad del experimento
para demostrar las deficiencias del primer concepto, y producir nuevas imaginaciones e ideas
hasta que la imagen producida por el Espíritu en la sustancia mental haya sido reproducida en
sustancia física.
Cuando mucho podemos dar forma a través de la mente sólo a imágenes que tengan que ver
con la forma, porque la mente humana nos fue recién dada en el Período Terrestre, y por lo
tanto está ahora en su estado de “forma”, o sea el estado "mineral". De aquí que en nuestras
acciones estemos limitados a las formas, a los minerales. Podemos imaginar vías y medios de
trabajar con las estructuras minerales de los tres reinos inferiores, pero podemos hacer poco o
nada con los cuerpos vivientes. Podemos, en verdad, injertar ramas vivientes en un árbol vivo,
o una parte viviente del animal o del hombre a otra parte viviente, pero no es con la vida con
lo que estamos operando, es con la forma solamente. Estamos produciendo condiciones
diferentes, pero la vida que ya habitaba la forma continúa habitándola todavía. Crear la vida
está más allá del poder del hombre hasta que la mente haya llegado a ser viva.
En el Período de Júpiter la mente será vivificada en alguna extensión y el hombre será capaz
de “imaginar” criaturas que, lanzadas a la existencia vivirán y crecerán como las plantas.
En el Período de Venus, cuando la mente haya adquirido "sensación", podrá crear cosas
vivientes, crecientes y sencientes.
Cuando alcance la perfección, al final del periodo de Vulcano, será capaz de “imaginar”
criaturas que, lanzadas a la existencia así, vivirán, crecerán, sentirán y pensarán.
En el Período de Saturno la oleada de vida que ahora es el hombre comenzó su evolución. Los
Señores de la Mente eran entonces humanos. Ellos trabajaron con el hombre en ese Período,
cuando él era mineral. Ahora ellos no tienen nada que ver con los reinos inferiores, sino que
están únicamente interesados en nuestro desarrollo humano.
Nuestros animales actuales comenzaron su existencia mineral en el Período Solar, cuando eran
humanos los Arcángeles. Por lo tanto, los Arcángeles son los regentes y directores de la
evolución de lo que ahora son los animales, pero no tienen nada que ver con la planta o el
mineral.
Los vegetales actuales tuvieron su existencia mineral en el Período Lunar. Los Ángeles eran
entonces humanos. Por lo tanto ellos tienen interés especial en la vida que ahora habita las
plantas para guiarla al estado humano, pero no tienen interés en los minerales.
Nuestra presente humanidad tendrá que trabajar con la nueva oleada de vida que entró en la
evolución en el Período Terrestre y que ahora anima a los minerales. Estamos actualmente ya
haciéndolo por medio de la facultad de la imaginación, dándole forma; construyendo buques,
puentes, ferrocarriles, casas, etcétera.
En el Período de Júpiter guiaremos la evolución del reino vegetal, porque lo que ahora es
mineral tendrá entonces una existencia semejante a la planta y debemos trabajarlo allí, así
como los Ángeles están trabajando con nuestro reino vegetal. Nuestra facultad de imaginación
estará tan desarrollada que tendremos la capacidad, no solamente de crear formas por medio
de ella sino de dotar de vitalidad a esas formas.
En el Período de Venus nuestra presente oleada de vida mineral habrá avanzado otro paso, y
estaremos haciendo por los animales de ese período lo que los Arcángeles están ahora
haciendo por nuestros animales -dándoles formas vivientes y sencientes.
Por último, en el Período de Vulcano será nuestro privilegio darles una mente germinal, como
lo hicieron los Señores de la Mente con nosotros. Los actuales minerales habrán pasado
entonces a través de estados similares a los que están atravesando ahora los Ángeles y
Arcángeles. Habremos alcanzado entonces un punto en la evolución un poco más alto que el
de los actuales Señores de la Mente, porque recuerde que no hay nunca una reproducción
exacta en un lugar, sino siempre mejoramiento progresivo, a causa de la espiral.
El Espíritu Divino absorberá al Espíritu Humano al final del Período de Júpiter; al Espíritu de
Vida al final del Período de Venus y la mente perfeccionada, incorporando todo lo que ha
almacenado durante su peregrinaje a través de todos los siete períodos, será absorbida por el
Espíritu Divino al final del Período de Vulcano.
De lo anterior se sacará en claro que existe una evolución distinta para el alma, y otra
igualmente distinta para la mente. Sin embargo, no son del todo independientes una de otra,
sino que trabajan en perfecta armonía, como trabajan, por ejemplo, el corazón y los pulmones
juntos para mantener el ritmo del cuerpo. Por consiguiente, no será ni el cuerpo mental ni el
cuerpo-alma el que usaremos en los últimos estados de nuestro desarrollo, sino un vehículo
compuesto que contendrá en forma superlativa la esencia de todos nuestros cuerpos, el cual
será entonces el traje del Espíritu, tan maravilloso y glorioso que está más allá de nuestra
pobre concepción actual.

***

del libro "Preguntas y Respuestas" Tomo Segundo, de Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario