miércoles, 7 de abril de 2010

PREGUNTA Nro. 69 CREACIÓN DE UN NUEVO CUERPO ¿Cómo puede un iniciado crear un cuerpo adulto listo para ser utilizado antes de abandonar el viejo?

PREGUNTA Nro. 69

CREACIÓN DE UN NUEVO CUERPO

¿Cómo puede un iniciado crear un cuerpo adulto listo para ser utilizado antes de abandonar el
viejo?


Respuesta: Se entenderá en primer lugar que no todo aquel que acaba de obtener conciencia en
los Mundos invisibles, y quizá haya aprendido a funcionar en el cuerpo-alma, es capaz de
ejecutar esta proeza.
Esto requiere muchísimo mayor desarrollo espiritual, y sólo aquellos muy elevadamente
avanzados son capaces de hacerlo. Sin embargo se menciona que el método es como sigue:
Cuando se ingiere alimento, ya lo haga un Adepto o un ignorante, la ley de asimilación
requiere la vida individual de la célula antes de que pueda formar parte del cuerpo. Cuando
esto se ha logrado, la célula permanecerá con nosotros un período largo o corto de tiempo de
conformidad con la constitución y el lugar de la evolución de la vida que mora en ella. La
célula compuesta de tejido que una vez ha sido parte del organismo de un animal y que por
consiguiente ha sido ínter penetrada por un cuerpo de deseos, tiene una vida más
evolucionada. Por consiguiente, esta célula rápidamente se reafirma y abandona el cuerpo en
el que ha sido asimilada.
En consecuencia, aquel que se alimenta con dieta de carne, tiene que comer con frecuencia.
Tal material, por lo tanto, sería inadecuado para el propósito de construir un cuerpo que tiene
que esperar un tiempo antes de que el Adepto entre en él. Los alimentos que consisten de
vegetales, frutas y nueces, particularmente cuando están maduras y frescas, son ínter
penetrados por una gran cantidad de éter que compone el cuerpo vital de la planta. Son más
fáciles de subyugar e incorporar en el conjunto del cuerpo. También, permanecen más tiempo
antes de que la célula individual se reafirme. Por consiguiente, el Adepto que desea construir
un cuerpo ya listo para su uso antes de abandonar el viejo, naturalmente que lo construye con
vegetales frescos, frutas y nueces, ingiriéndolos dentro del cuerpo que usa diariamente, donde
quedan subyugados a su voluntad y forman una parte de sí mismo.
El cuerpo-alma de tal hombre es, naturalmente, muy grande y muy poderoso. Toma una parte
de él y forma el molde o matriz en la cual, él pueda incorporar cada día partículas superfluas
de la nutrición del organismo que usa diariamente. De esta manera, por grados, habiendo
asimilado una cantidad considerable del nuevo material sobrante, él puede también atraer al
vehículo que tiene en uso, material que entonces se incorporará al nuevo cuerpo. Así, en el
curso del tiempo, gradualmente transmuta un cuerpo en otro. Cuando ha llegado al punto en el
que lo gastado del cuerpo viejo se note en el mundo externo originando comentarios, el ya
habrá equilibrado los materiales de modo que el nuevo cuerpo esté disponible para usarlo. El
puede salir del viejo y entrar en el nuevo. Pero no lo hace con el propósito de vivir en la
misma comunidad. Le es posible, por razón de su gran conocimiento usar el mismo cuerpo por
muchos años de tal manera que parece siempre joven, pues no existe el desgaste como el que
nosotros, los mortales comunes, causamos con nuestras pasiones, emociones y deseos. No
obstante, cuando él ha creado un nuevo cuerpo, es siempre, hasta donde el autor sabe, para el
fin de abandonar un ambiente y reanudar su trabajo en otro.
Es por razón de esta realidad, que oímos decir que Cagliostro, Saint-Germain y otros, un día
aparecen en cierto lugar, hacen una grande obra y después desaparecen. Nadie sabe de dónde
vienen o a dónde van, pero quienquiera que los haya conocido estará dispuesto a atestiguar sus
extraordinarias cualidades, sea para los fines de difamación o elogios.
Se enseña por los Hermanos Mayores que Christian Rosenkreuz tiene un cuerpo físico, o
quizá ha usado un número de cuerpos continuadamente desde que la Orden fue fundada en el
Siglo XIV. Pero aunque el que escribe ha conversado con Hermanos Legos de alta
graduación, ninguno admite haber visto a Christian Rosenkreuz. Todos entendemos que él es
el décimo tercer miembro de la Orden, y se siente su presencia en las reuniones del Templo,
pero no se le oye ni se le ve, hasta donde saben aquellos a quienes el autor se ha atrevido a
preguntar.
La conducta de los Hermanos Mayores cuando hablan de su ilustre superior ha sido siempre
de reticencia, y parecería indebida curiosidad preguntar algo más de lo que ellos quieran decir.
Sin embargo, es sabido que su trabajo se relaciona con el gobierno del mundo. Y aunque no
nos es posible indicar a nadie en la escena de nuestra época actual que pudiera ser este gran
Espíritu, estamos seguros que está allí haciendo su parte. Se ha dicho que usó el traje de una
dama en la Corte Francesa antes de la revolución y que trabajó muy arduo y sinceramente,
para impedir esa catástrofe, aunque sin éxito alguno. Si bien estos son meros rumores,
creemos que es cierto. Si ahora tuviéramos que señalarlo, lo buscamos más bien en el poder
que se encuentra detrás del trono y no en el ocupante del sitial de alguna de las potencias del
mundo actual.

***

del libro "Filosofía Rosacruz en Preguntas y Respuestas" Tomo Segundo, de Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario