sábado, 3 de abril de 2010

PREGUNTA Nro. 119 EFECTOS DE VENUS EN LA CASA DOCE Observo que en el magazine de Abril usted dice que acepta preguntas relativas a discrepancias en

PREGUNTA Nro. 119

EFECTOS DE VENUS EN LA CASA DOCE

Observo que en el magazine de Abril usted dice que acepta preguntas relativas a discrepancias
en las delineaciones astrológicas, así es que yo estaría satisfecho si usted señalase el camino
para hacer que concuerden las siguientes afirmaciones:
En el horóscopo de Doris A, en el numero de Febrero, dice usted que ella va a tener una vida
fácil, porque no hay un solo aspecto malo en dicho horóscopo. Pero Venus esta en la casa
doce, y en El Mensaje de las Estrellas, se afirma, hablando de Venus en la casa de la aflicción,
a saber, la doce, que: "Allí la sonrisa de Venus es ahogada por las lágrimas".


Respuesta: Cuando juzgamos el efecto de los planetas en un horóscopo cualquiera, debemos
recordar en primer lugar que un solo aspecto o posición no es suficiente para causar efectos
importantes en la vida, sino que siempre debe ser tenida en consideración la tendencia general
del horóscopo. En segundo lugar es importante recordar que los aspectos entre los planetas
tienen un efecto más fuerte que la simple casa o signo en que están colocados. Si las
indicaciones generales de un horóscopo muestran una vida buena y fácil, Venus colocado en la
casa doce por sí solo no podrá cambiar la validez de este juicio. Si este planeta estuviese
afligido por una cuadratura u oposición de Saturno, el caso sería diferente, y el juicio general
debe ser modificado para conformarse con este hecho. Sin embargo, si Venus fuese a recibir
un trino del Sol o Júpiter, el mero hecho de su situación en la casa doce sería casi nulo en
comparación con el efecto de tan poderosos aspectos. Así es que si usted conserva estos
puntos en la memoria y recuerda que la influencia de un planeta no aspectado es débil, no
importa cual sea su posición en el horóscopo, y que ningún aspecto único es decisivo en
ningún tiempo, no tendrá dificultad en reconciliar nuestras afirmaciones.

***

del libro "Filosofía Rosacruz en Preguntas y Respuestas" Tomo Segundo, de Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario